Avisar de contenido inadecuado

La corbata morada.

Sábado en la noche. Yoyi, Debra y Mirando se preparan para una party. 

Yoyi y Debra, son las típicas "hermoso cuerpo, hermoso rostro", Miranda sólo es... una gordita linda. 

Todas, después de una sesión en el salón de belleza, se ponen sus mejores trajes para la fiesta. Yoyi como siempre de exhibicionista, optó por una minifalda que casi se le veía hasta el alma y Debra un escote alucinante, junto a su enorme y perfecto trasero. Mirando, vistió normal, ella no tenía nada que enseñar ni resaltar.

Ya en la fiesta, las chicas modelos impactan a todos los hombres del lugar... 100 hombres, 10 mujeres en total. Todas las miradas pervertidas desnudaban a las chicas modelos, mientras que a Miranda ni el mesonero la veía. Desde temprano se sentía mal, pero no quería dejar mal a sus amigas las modelos, y decidió acompañárlas para luego lamentarse por sentirse la sombra de las dos modelitos. Nadie la sacaba a bailar, nadie le saludaba ni se acercaban a conversar; en cambio las chicas modelos ya no tenían suficiente memoria en sus teléfonos para guardar números. 

Yoyi, que es más lanzada que Debra, le pone el ojo a un galán de corbata morada, ojos oscuros, cabello oscuro, y una sonrisa que desmaya a cualquiera. Debra también mira el mismo objetivo, y empieza la competencia entre las modelitos. Yoyi lo persigue, lo marea con encuentros y ríe diciendo que son casualidades... Debra comienza su baile erótico y Yoyi le sigue en la pista.  Y todos los hombreas babeados, y regañados por sus acompañantes.

En cambio Miranda, cansada de no ser notada se va a unas rocas cerca de la piscina a fumarse un cigarro.. desde lejos mira  a las modelitos coqueteando y disfrutando de la noche.

Cuando va a fumarse el segundo cigarro se acerca Yoyi. Le dice que está enamorada de un galán pero se le perdió de vista, que si lo veía le avisara con un texto para ella enredarlo. Miranda asiente con la cabeza pensando " con esa cara y ese cuerpo, nunca te dirá que no"... Yoyi concluye con un " tiene una corbata morada" y se marcha meneandose como una culebra.

Cuando le toca el turno al cuarto cigarro, Miranda ya con los ojos aguados de sentir tanta pena por ella misma, escucha una voz gruesa y desconocida detrás de ella...

- No debes fumar mucho sabes? Los dientes se te pondrán amarillos. Me voy a sentar, espero no te moleste sad eyes.

Miranda, no sabía qué decir... apenas lo miraba a los ojos. Estaba nerviosa " qué hace un hombre como él sentado con alguien como yo". Decidió no tomarlo en cuenta, al fin y al cabo seguro se iría en unos minutos. 

- ¿Estás con las chicas que tienen a todos babeados? -pregunta el galán.

Miranda contestó asintiendo la cabeza imaginando que la próxima pregunta sería si estaban disponibles.

- ¿Cuál de las dos te gusta? -pregunta Miranda sin ánimos y con su cigarro en los labios.

- Ninguna. No busco nada en esta fiesta. De hecho me interesó alguien más, pero no está en la fiesta ya -contesta el galán.

Miranda sintió un alivio de que sus chicas modelos no hayan capturado la atención del chico y empezó a reírse.

- Me llamo Calleb. Por cierto me gusta tu nombre... es muy sensual -le dijo el galán mirandola directamente a los ojos.

Miranda no encontraba para dónde mirar, ni qué decir. Lo único que pudo pensar fue que uno de sus amigos de seguro hicieron una apuesta y le están jugando una mala broma. Se quedó muda, ni lo miró. Sólo pudo decirle 

- Si estás aquí para burlarte de mí, mejor te vas ya. No estoy interesada en ser blanco de burlas de nadie en esta fiesta. Es más no pienso permanecer aquí más tiempo, termino mi cigarrillo y me marcho -dijo Miranda casi gritando.

Calleb, le tomó la mano y le dijo " no me burlaré de ti ni de nadie, sólo quiero conversar con alguien que no quiera conversar conmigo. Es todo Miranda..."

Miranda le pregunta cómo sabe su nombre y él le responde que uno de sus amigos la conoció en el pre-party la noche anterior.

- Déjame adivinar Miranda. Te sientas aquí en esta roca, lejos de las personas de la fiesta porque nadie se atreve a mirarte... te sientes escondida en las sombras de tus amigas que son el centro de atención. Sientes que delante de ellas no puedes agradarle a nadie, porque no tienes el físico de ellas... Te sientas aquí con tus sad eyes a fumar y a desear sólo irte a tu casa... pero.. no piensas que alguien pudo haberse quedado prendado de esos ojos tristes.."

Miranda se sentía desnuda antes ese hombre, que sin conocerla pudo sacar todos sus sentimientos a la luz sólo con mirarla a los ojos. 

- Pues.. a mí Miranda, sí me agradas. Por eso te seguí en cuanto saliste de la fiesta. Escuché que hablabas con alguien por teléfono de lo mal que te sentías porque parecías hermana de Gasparín y nadie te prestaba atención en la fiesta -dijo Calleb con media sonrisa en su boca.

Miranda se sentía emocionada... pero sólo pensaba en lo que dirían sus amigas modelitos si se enteraban que alguien en la fiesta sí se fijó en ella. De seguro si le contaba a Yoyi, esta se reiría en su cara por lo ilusa o imaginativa que era Miranda.

- ¿Crees que pueda verte otro día? No sé.. o darme tu teléfono y hablamos para ver si salimos un día que quieras y no te sientas incómoda. Eso sí, cero cigarros Miranda... -y seguí sonriendo con picardía Calleb.

Miranda aceptó, le dio su número y se levantó de las rocas para irse a la fiesta de nuevo. Tenía pensado contarle a sus amigas, lo que le pasó con ese galán .. " seguro no me creerán..".

Cuando estaba caminando, se detiene y voltea a mirar a Calleb. 

- ¿Se te olvidó algo Miranda? ¿Un beso quizás? -le dijo el galán soltando algunas carcajadas.

Cuando Calleb se levanta de las rocas, y camina hacia ella, en la claridad... Miranda puede ver una larga y brillante corbata morada.

Qué iba a pensar Miranda, que después de no agradarle a nadie en la fiesta, y recibir miradas de verguenza y de burlas, iba a terminar conociendo al galán que su amiga Yoyi estaba buscando. El mismo que Debra estaba conquistando a punta de bailes eróticos y gestos sensuales. Y Miranda, que se snetía el patito feo, sólo con ser ella misma captó la atención de tan galante caballero.

PD: Las apariencias engañan y las primeras impresiones nunca son las correctas.... no siempre.

PD2: Bye mis amigos..!!

Comentarios La corbata morada.

mi amiga detective¡¡

cuánto tiempo¡¡¡¡¡¡¡¡

mil besosssssssssss¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Que modelos han de ser, me las imagino bellas muy bellas, cómo las mujeres divinas-Con respeto-vagoh
Quien eligió a quien???
Eterno dilema....
Paz
albapaz paz 17/12/2008 a las 12:31

Deja tu comentario La corbata morada.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre