Avisar de contenido inadecuado

Conciencia en Pupilas no tan lejanas

6/03/2008

Carta de una marioneta

Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo, y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo. Daría valor a las cosas no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco pero soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundo de luz. Andaría...