Avisar de contenido inadecuado

James.

James, así lo llamé para no sentirme tan loca al hablar con él. Lastimaste tanto a James que se sentía débil cada día más. Te odiaba cada día más… con tanta intensidad que podía prender una fogata. James se disfrazó de roca, de escudo, de agua y cenizas. James tuvo noches frías y cálidas, enfermó muchas veces de tristeza y terminaba sus noches vagando en ilusiones. Dejó de preocuparse un día por la carga que llevaba. Pensó que si podía sólo por un segundo, sentarse a descansar y no pensar en lo pesada que era la rabia. Pensó que podía liberarse. ¡Pobre iluso James!

James descubrió una carta llena de amor y de esperanzas para otro, como él, esperanzado. Quiso pensar que le pertenecía pero no fue así. Ya no había nada para James en ese pecho, ni siquiera dormía en ese mundo donde nunca tuvo residencia fija. Y james lo llamó “mi mentiroso favorito”.

Deja tu comentario James.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre